El proposito de este blog es compartir impresiones acerca de libros, películas, té...con las personas que lo deseen



jueves, 8 de agosto de 2013

Oslo

 
Opera de Oslo. Al atardecer

El agua está siempre cerca de los noruegos...por entre
las calles...
Oslo es una ciudad muy diferente a otras que he conocido. Dicen que no es tan bonita, pero guarda su propia identidad y belleza, en los rincones más insospechados. No es Helsinki en la que se nota la influencia rusa, ni es Estocolmo, la más parecida a otras ciudades europeas. Oslo, hace poco, relativamente que lleva utilizando este nombre, antes se la llamaba Kristiania, y aún, en muchos libros, encuentras que se refieren a ella, utilizando este nombre. Oslo proviene del nórdico antiguo y significa "los campos de los dioses". Es el nombre que tenía antes de haber sido cohabitada e invadida por otros.

Me gustó perderme por sus calles,...y es que en ocasiones parecen tener una especie de discordancia. Estuve vagando una noche sin saber muy bien por donde iba...y así fui descubriendo la belleza oculta que posee...estuve por el puerto, por la Ópera, y por entre sus obras de arte callejeras...También encontré un lugar especial donde escuchar música de Jazz...paseé por el cementerio donde está enterrado Edvard Munch...Ecuché el ruido de los bares aún abiertos, porque da la sensación de que sigue siendo de día constamente...
Oslo está en plena ebullición. Quiere tener una imagen renovada para el 2020. Lo bueno de viajar sin guías, es que dejas que sea la propia ciudad quien se presente a sí misma.


La imagen del futuro de Oslo.
Cierto...habrá cosas que te perdiste, pero seguramnte que otras se me habrían escapado. Me gusta viajar a la aventura, y dar espacio y tiempo a los encuentros fortuitos... Las noches nordicas tienen esa magía especial de no saber muy bien donde empiezan y donde acaban...cuando menos lo esperas, está amaneciendo de nuevo.

Destacaría los jardines que hay por entre las calles, algún que otro barrio victoriano, las casas de madera de Bygdoy,...y los atardeceres en el puerto. Cerca de donde entregan los premios nóbeles de la paz.





Al fondo Litteraturhuser, un edificio precioso...
 
Litteraturhuset
De entre los edificios victorianos, hay lugares preciosos donde parar a tomar algo. Dejar la bici aparcada y respirar el aíre de fresco de los jardines. En este lugar, muy próximo al Palacio Real, se encuentra la Casa de la Literatura más grande de Europa. Allí puedes tomar algo y además, disfrutar de los libros. Me gustó muchísimo...aunque no pude asistir a ninguna de sus tertulias, eventos...Pero sí cené allí, rodeada de muy buen ambiente, música, y libros... Hay un parque en frente que bordea el Palacio que es una delicia, y al que puedes ir a pasear o simplemente a sentirte más en contacto con la naturaleza.
Casa Victorina donde pasamos
una de las noche. Muy acogedora
Oslo tiene esa permeabilidad. Al mismo tiempo que sientes que estás en una ciudad, si te alejas unos pasos, enseguida te envuelve el color verde.


Península de Bygdoy

En la peninsula de Bygdoy
Fuimos en barco hasta allí, aunque también se puede ir andando, en bus o en bici... Es un lugar residencial de anuncio, con casitas de madera, invernaderos, gente paseando en bicicleta...Sientes que estás en un lugar de playa, en zona vip o algo similar.

Llegué hasta allí para una misión; encontrar y ver con mis ojos el FRAM el barco que llegó a visitar los dos Polos. El que acompañó a Amundsen y a su equipo en la exploración de la Antartida.




Donde duerme el FRAM, el único barco
que ha estado en los dos Polos.
El barco donde durmieron durante algunos años aquellos hombres que tenían el sueño de descubrir nuevos mundos, nuevas rutas... El FRAM es un barco muy especial, y puedes verlo de mil maneras. El olor a tiempo se ha quedado impreso entre las antiguas maderas...y te sientes por un momento, como una exploradora audaz, que desea atravesar el mundo sumergida en la consistencia de un barco de esas caracteristicas. Cuando entras, eres consciente de todo lo que tuvo que transportar. No solo a los seres humanos, sino los víveres, los perros, los trineos, etc...Pero realmente te quedas asombrada mirando los pequeños habitáculos que disponían para tanto tiempo, donde tratarían de pasar sus horas de descanso. O sus horas de soledad...de preguntas, de diseccionar más aún, las rutas trazadas, etc...Viajaban con un piano,...a veces me pregunto, para qué, pero tal vez, es interesante recordar, que el ser humano no solo vive de pan...necesitamos elementos que eleven nuestro espíritu. Y estoy convencida de que las risas acompañaron a ese piano...
El FRAM, impresionante...
En esta península, pasó sus últimos años Amundsen. Pero de él y de los exploradores, tengo pensado hablar más adelante. Y en cierta parte, Anne Fadiman tiene la culpa de este creciente interés. Leyendo un capítulo de su libro Ex Libris, sobre los exploradores, recordé lo mucho que me gustaban esas rutas de las primeras personas que llegaban a un lugar y el modo en el que lo hacían. Las motivacines también me importaban, pero...bueno...de ésto seguiré hablando con más detenimiento y profundidad.

La península de Bygdoy, es muy atractiva turísticamente hablando. Se llena durante el día, y a partir de cierta hora de la tarde, se queda tranquila...Esa fue la hora de nuestra visita. Paseamos por el Museo Vikingo, sin verlo en realidad por dentro. También por un Museo Etnológico, que te cuenta esa mezcla de tribus que habitaron durante un tiempo la tierra del Norte, y es una mini aldea de aquellos tiempos.


MUSEOS. Oslo tiene muchos museos...pero les encanta el aíre libre y la expresión exterior...así qe puedes visitar obras de arte también en los parques.
El museo, a parte del FRAM que visitamos en Oslo, fue la Galería Nacional para ver algo de la obra de Munch. Y he de decir que me ha gustado muchísimo...me quedaría más de unas horas admirando algunos de sus cuadros. No solo los más famosos...sino aquellos que no lo son tanto. Uno de los que más me ha gustado es El Beso, del que hay varias versiones. Es increíble como se funden...También había otros de paisajes nordicos, que me llevaban a revivir los momentos que había vivido entre las montañas. Parece que Munch trataba de escribir con sus cuadros, lo que sus amigos literatos, describían en prosa o poemas...él decidió dar colores las palabras, a los sentimientos...quería retratar lo que sentimos más que lo que vemos.

Un atardecer soñado...
Algo que me llamó mucho la atención fue ver que los buzones están pegados a las cafeterías. ¿Curioso? A mí me venían muy bien, porque cuando terminaba de escribir una postal, podría haber estado tomando un té/café. El sonido de las gaviotas a veces ha sido ensordecedor. No paraban de perseguirte, y más si ibas comiendo algo. Una noche cenamos sentado en el puerto...mirando la puesta de sol. Pero al poco de iniciar nuestros ricos bocadillos, ya estaban las gaviotas merodeando. Y hablando en su idioma...en fin...Pero eso duraba un rato, luego te acostumbrabas a su sonido y a que estuvieran un poco cerca...marcando eso sí, la distancia.


Caseta de helados...mmmm!!!
Bueno, Oslo ofrece mucho más de lo que cuento aquí, y lo bueno de ir libre,...es que la propia ciudad se muestra así misma...me gustaría volver en el futuro...sin duda.

Elegir las fotografías me está costando mucho. Hice tantas, que parecia que quería llevarme los momentos que viví allí. Pero eso es imposible. Esos se quedan dentro...grabados en la memoria, mientras la siga teniendo...

Leo muchos de los blogs, pero estoy teniendo algunos problemas con el ordenador para dejar mensajes...espero solucionarlo cuanto antes.
¡¡Felices lecturas!!


39 comentarios:

  1. Se ve que has disfrutado de verdad de tu viaje y no te preocupes la elección de fotografías ha sido estupenda y nos hacemos una idea clara.
    Me encantan las ciudades nórdicas, quizás porque son tan diferentes a las nuestras que todo se puede mirar con mucho asombro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mariuca!! Ha sido un viaje muy intenso y lleno de experiencias positivas. Las ciudades nórdicas tienen el encanto especial de la luz del norte...
      Ya me contarás algún día tus impresiones. Mientras, el ahora...
      Un beso!!

      Eliminar
  2. Seleccionar las fotos y qué explicar en el blog de un viaje es algo complicado pero tu entrada ha quedado muy bien y nos ha dado una visión muy bonita. A mi cada vez me da más pereza hacer entradas de viajes... aún tengo el de julio por explicar...
    Una petición: podrías poner las fotos más grandes? Entre el texto y así pequeñas no se aprecian bien del todo.
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guacimara!! Ya me lo habéis dicho más personas...trataré de poner algunas más grandes. ¿No se pueden agrandar luego, cuando pinchas sobre ellas?
      Y en reciprocidad...mi petición: cuéntanos ese viaje de Julio...cuando tengas ganas y cómo quieras...pero estoy segura que se que me caerá la baba...Creí entender que estuviste en Bath?? Puede ser?? Y que estábamos esperando ver el vestido de tu hermana. Bueno...ya nos contarás.
      Un beso muy muy grande!!

      Eliminar
  3. Menudo viaje, menudas fotos, menuda crónica. Me encantaría ir alguna vez. Un besote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Meg, Norway está esperándote. Estoy segura de que te gustará. Un beso!!

      Eliminar
  4. Hola Podría jurar que visitado tu blog antes, pero después de navegar
    a través de él viendo muchos de los mensajes
    me di cuenta de que es nuevo para mí. De todos
    modos, estoy encantado de haberme topado con esta página.
    La añadiré en mis marcadores para volver de nuevo !


    Review my blog; salud

    ResponderEliminar
  5. Oslo parece muy moderno y me ha encantado el nombre que tenía antes, suena poderoso!! Litteraturhuset me parece una pasada, si voy a Noruega (espero que sí allí que me planto) y Munch!! como me gusta ese pintor. Me da inquietud pero al mismo tiempo me emociona muchísimo.

    Ay las gaviotas jajajaaj qué pesadas son! te confieso que yo tengo un problema con el aleteo de los pájaros me entra un miedito que me pone muy nerviosa. Tengo una foto de hace años de la Plaza San Marcos con las palomas y cada vez que la veo, pienso que ahora ni loca me metía entre ellas jajajaja

    Unos fotos preciosas María! Me encanta conocer más de tu viaje!!

    Besines

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jane Austen, a mí también me gusta el nombre anterior. En muchos libros de historia se la llama así. Fue el que le puso Dinamarca cuando la hizo suya (creo). Y hay muchas tiendas, comercios, e incluso los taxis que se llaman Christiania (con "c")...pero Oslo es más el origen. Les tuvo que costar volver a acostumbrarse.
      Cada quien hace su viaje, y normamelmente la Litteraturhuset no suele ser un lugar turístico. Es un lugar al que acuden quienes viven allí. Eramos los únicos "guiris".
      En cuanto a las gaviotas, yo las idealicé cuando leí un libro; Juan Salvador Gaviota. Pero luego...pasados los años, estoy viendo que no son como imaginaba. Su graznido llegó a incomodarme...pero es lo que suele acompañar en la actualidad a algunas ciudades marítimas.

      Jajaja...la Plaza de San Marcos es preciosa...me habría gustado verte entre todas ellas...Creo que hemos jugado todos/as con las palomas...pero ahora...a ver quién lo hace...
      Un besin gigante!!

      Eliminar
  6. Hola MAría, qué bonita es Noruega, pensaba decirte que no sabía muchas de las cosas que nos cuentas, pero la verdad es que no sabía nada!! Ni del barco, ni de Amundsen, ni de Anne FAdiman, nada de nada, y me encanta averiguar. Ya busqué en google a Amundsen y resulta que desapareció!
    Lo que si sabía era de Edward Munch y el grito, pero no sabía de "El beso", viendo el cuadro como que se nota que es de él no? ja.
    Esperaré atenta cuando hables de los exploradores! Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pilar!! Qué alegría saber que te he abierto a otros mundos y a otras exploraciones. Tú también lo haces conmigo cuando te leo. Hay actores y actrices de las que desconozco hasta su nombre, aunque me suene su cara. Y tú nos los explicas de maravilla. Seguramente que hay muchas otras cosas de las que no nos hablas y que desconocemos.
      Pero no creas que sé...porque no sé nada...estoy en plena ebullición y efervescencia de ganas de saber sobre los exploradores...no sólo los noruegos. Me apunto a más...muchos más.
      Anne Fadiman, hablé de ella hace tiempo, te dejo el enlace: http://librosyte.blogspot.com.es/2013/04/ex-libris-anne-fadiman.html
      Ex Libris, es precioso que te animo a leer. No estoy de acuerdo con todo lo que dice, pero eso también me gusta...
      Munch es interesantísimo. He descubierto obras suyas preciosas...y me he quedado admirando la belleza de sus cuadros durante largos minutos. He de decir que no soy muy de museos...pero hay algunos, que son inevitables.
      Un besin muy grande!!!

      Eliminar
  7. Me gusta mucho tu visión de Oslo. Otra gente que lo ha visitado no me ha transmitido tantos matices, quizás por haberse quedado en una mera visita a lo "típico". Quizás el amor a los libros nos aporte ese mundo interior que nos abre los ojos a ver el mundo con mayor gama de colores... Espero que sigas reviviendo todos esos momentos vividos (y te dure mucho mucho tiempo la memoria). Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Thornton, gracias...No fuimos a ver lo típico. Aunque hubo cosas muy turísticas...pero en fin...Lo bueno es que fuimos donde queríamos ir. Sin presiones de ningún tipo. Y hubo también momentos libres...de ir donde los pies nos llevarán...
      Espero no tener Alzheimer o alguna senilidad...y poder seguir recordando esos momentos vividos.
      Un saludo

      Eliminar
  8. Oslo es uno de esos lugares a los que nunca había pensado ir, pero después de leer tu maravillosa entrada he tenido que meterme piedras en los bolsillos para no salir corriendo hacia allí sin maletas y sin despedirme. Y desde luego una de mis primeras visitas sería, por supuesto, a la Casa de la Literatura, tiene que ser un lugar único y bellísimo. Ay, qué envidia tan grande me das, querida María, me vuelven mis deseos de antaño de tirarte del pelo. Bueno, y viendo las obras de Munch!! Es uno de mis pintores favoritos. No puedo más, esto es crueldad intolerable... Comenzaré a perdonarte cuando nos hables de Amundsen, qué curiosidad. Confieso mi ignorancia respecto a él y el FRAM y me encantaría saber más.

    Muy curioso lo de los buzones al lado de las cafeterías. Es una idea fantástica. Si aquí los tuviéramos igual seguiríamos mandando postales encantadoras. Cuánto me gustaba recibirlas. Ahora sólo una amiga que vive en Francia me las sigue enviando y me hace muchísima ilusión.

    Gracias María por llevarme contigo en la mochila. Me quedo un ratito más en Litteraturhuset paseando por sus jardines y leyendo a Saki. Un besazo enorme y buena lectura y bonitas experiencias en este verano que todavía nos depara muchas tardes hermosas.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La Minomalice, me encanta cómo defines algunos momentos!! Eso de coger piedras y meterlas en los bolsillos para no salir corriendo, me ha encantado!! A veces, me he sentido tal y cómo lo describes.
      La Casa de la Literatura es preciosa. Tengo más fotos,...quizá os hable más adelante de ese lugar. En este viaje ha habido muchos aprendizajes y entre ellos, el FRAM. Amundsen me sonaba, pero no recordaba lo de la gran carrera. Es más...mezclaba nombres de ambas expediciones.
      La verdad es que sí pusieran los buzones en las cafeterías sería más fácil para quienes enviamos postales. Siempre suelo enviarlas cuando me marcho. Forma parte del viaje. Me alegra saber que de cuando en cuando te llega alguna de Francia. Es una sensación maravillosa, ¿verdad? Abrir el buzón y descubrir que hay algo más que facturas y publicidad.
      No hace falta que me tires de los pelos, porque aunque no lo sepas, estuviste allí...conmigo, en la mochila. Me acordé mucho.
      Saki, tiene que ser estupendo...siempre me ha llamado la atención sus libros. Tengo que dejarle un hueco...
      Un beso y gracias por tus comentarios...me gustan muchísimo!!

      Eliminar
  9. No es que no esté entre la lista de lugares que me gustaría conocer, pero creo que Oslo, en realidad toda escandinavia, no estaría entre mis primeros puestos.
    Aunque viendo tus fotos y relato, parece tener muchísimo que ofrecer.
    Seguramente, debe ser ideal ir en esta época del año para ustedes.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues Luciana, me acordé mucho de ti...porque los libros de Tolkien parece que han habitado esas tierras antes de ser escritos. Cierto...Oslo, quizá no fuera una ciudad de la que Tolkien escribiría...pero el resto de Norway y Escandinavia...creo que te gustaría mucho...
      Jajaja...desde luego, en verano, viene bien irse un rato al norte. Y viceversa.
      Un beso grande!!!

      Eliminar
  10. Creo que en Noruega disfrutaría más de la naturaleza que de esta ciudad, aunque no le niego su encanto.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Elvira, te encantaría!! Y cierto...más el bosque, las montañas, las flroes...que las ciudades, para ti.
      Un beso grande

      Eliminar
  11. Sin duda, viajar es el mejor dinero invertido. A mi me encanta la manera en que personalizas los lugares, como nos narras lo que sentiste en cada sitio. No conocía la existencia de Litteraturhuset, la casa de literatura más grande Europa. ¡Qué ganas de viajar me has dado! Gracias por tus crónicas, son una manera de acercarnos a otros sitios a los que "por el momento", nos quedamos en casa. Besotes María!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Andrea, pienso como tú. Viajar es el mejor regalo y dinero invertido...espero no tener Alzheimer para poder recordar estos viajes en mi vejez.
      He aprendido mucho en este viaje, y uno de los encuentros casi fortuitos, fue descubrir esa casa de literatura.
      Me doy cuenta que de algún modo hemos estado ambas de una punta a otra del mundo. ¡¡Qué incréible, verdad!! Estar en casa, también está bien. Otro momento formidable de los viajes, es volver y rumiar lo que has vivido. O soñar con marcharse...eso también...
      Un beso grande!!

      Eliminar
  12. Hola María! llegué a tu blog en busca de libros y me encontré con esta crónica de viaje. Me encantó. No has escatimado en detalles, en describir sin prisas, en imágenes con relato propio. Es contagioso tu gusto. Te agradezco el buen rato. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josebla, muchas gracias!! Y bienvenido!!

      Eliminar
  13. Hola Maria (por vez segunda!): sabes, he estado paseando por tu blog y me encanta. Se ve que lo haces con mimo, que eres una apasionada de la literatura, de los visajes... y de la vida.
    Cuando yo encuentro un bloguero con el que coincido en gustos, busco en su lista de reseñas para ver qué escribió acerca de libros que yo también he leído, para ver cómo los interpretó, qué le dejó.
    Y en tu blog eso me cuesta hacerlo, porque está muy al final, abajo, y porque no lo tienes ordenado de la forma tradicional. Tal vez eso es un efecto buscado, porque lo que escribes no es exactamente la reseña de un libro, sino más en forma de bitácora personal.
    Bueno, María, esto ni siquiera es una crítica, es una idea que se me cruzó y te la dejo porque me gusta tu blog. Saludos (ni siquiera lo publiques, bórralo en cuanto lo leas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Josebla, estoy toda colorada!! Gracias por todo lo que dices sobre el blog. Me pasa lo mismo...busco reseñas de libros para ver qué ha visto en ellos. Pero me gusta la variedad y aunque no les haya transmitido lo mismo que a mí, suelo estar atenta a lo que escriben.
      Siento mucho que te haya costado encontrar las reseñas de los libros. La verdad es que eso no lo tengo muy organizado. Como habitualmente no solo hablo de esos libros, por eso el título abarca otros contenidos, y no hace referencia exclusivamente a la lectura.
      Muchas gracias por venir y espero que no sea la última visita. Voy corriendo a descubrir tu blog!!
      Saludos!!

      Eliminar
    2. María, he pasado por tu entrada de El insólito peregrinaje de Harold Fry, y permíteme decirte algo: es un CRIMEN! que no lo tengas indexado por el título del libro. Es una hermosa reseña, María, muy profunda, muy personal, con datos de la edición inglesa... . Y además el intercambio que tienes con tus veinticinco(!) visitantes es muy personal, le escribes a cada uno algo que no es de compromiso, algo valioso.
      Ve por favor a Editar y agrégale a tus reseñas de libros el título en las palabras claves, por favor. Sino esas entradas (¿cuántas de ellas habrá que son inaccesibles en este momento?) están perdidas en el bosque, y no hay forma de llegar a ellas salvo que uno se ponga a leer el blog en sentido cronológico desde el inicio. Y como tú escribes de muchos temas, a algunas personas puede que unos no le interesen del todo, y cortarán allí su lectura de tu blog, y aquello que hayas escrito sobre libros o cine, se perderá, nunca llegarán a ellos.
      Bueno, María, perdona por la insistencia. Lo hago con toda la buena intención del mundo. Un beso

      Eliminar
    3. Gracias Josebla...de momento dejaré perdidas en el bosque las reseñas. Pero tengo muy en cuenta tu comentario y lo agradezo con colores en las mejillas.
      La verdad es que todos y todas a quienes os leo, sois igual de detallistas con los comentarios. Por eso formáis parte de ese "paseo por los blogs" que tengo a mi izquierda.
      Un saludo y que tengas un feliz día!!!

      Eliminar
  14. Siempre he querido viajar a Noruega y tal vez en algún momento se alineen los astros para visitarla. De momento, me quedo con tus fotos y la narración de tu viaje para disfrutarla en la distancia.
    Lamento el ruido de las gaviotas. Hicieron mi noche en Plymouth insoportable y sé lo que se siente con sus gritos impertinentes. Espero que no os siguieran a todos los rincones.
    Un abrazo,
    Noemí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Noemí, no sabes lo que me alegra saber que has ido a Urueña. Me voy corriendo a ver qué te ha parecido. Sé que la disfrutaste mucho...allá voy!!
      Un abrazo muy muy grande!!

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  15. María, qué bonito poder ir hasta allí aunque sea al leerte. Ya sabes que soy mucho más sedentaria, quizá por circunstancias ajenas a mí, aunque no estoy segura. pero me encanta repasar los lugares donde has ido, leyendo lo que escribes y juntando las postales que me has enviado. Me siento como el padre de Amelie. ;)
    Un gran beso
    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Ana!! No sabes la alegría que me da saber que te ha llegado la postal. Y sin duda, viniste conmigo...y estoy convencida que algún día, también irás tú, a donde tus pensamientos e imaginación ya han llegado antes.
      Jajaja...eres más guapa que el padre de Amelie y algún día serás tú quien me envies fotos de gnomos, quiero decir...de tus viajes...
      Otro gran beso para ti.

      Eliminar
  16. Me gustó Oslo, no es una ciudad que se pueda catalogar de bonita pero tiene suficientes atractivos como para que sea agradable la estancia en ella.

    Coincido bastante con tu opinión.
    Me llamó la atención el Parque Frogner con las esculturas de Vigeland, me gustó esa idea de que la escultura no es solo para mirarla sino también para tocarla (nunca nos dejan hacerlo).
    Para mi fue una fiesta por la cantidad de rosales que había. Me maravilla la cantidad de flores que tienen por todos los sitios.
    En la Península de Bygdoy vi los tres museos: el Norksfolk, el dedicado a los barcos vikingos y el museo Främ, impresionante el barco y todo el material que le rodea.
    Qué privilegio coincidir con la exposición de los 150 años del nacimiento de Edvard Munch, una excelente selección de obras.

    El Ayuntamiento y el gran salón a la entrada donde se dan los Premios Nobel de la Paz, impresionan.

    Y me encanta la Ópera, poder subir al tejado y ver esas nuevas construcciones que transformaran toda esa zona del puerto. Una zona con bastante ambiente como bien dices.

    En fin, me parece que coincidimos bastante en nuestras impresiones de la capital noruega.

    Un abrazoo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta lo que cuentas de las esculturas de Vigeland...poder tocarlas...
      Empleé más tiempo en Bygdoy, y me quedé con Amundsen largo rato.
      Y sí fue una suerte ver la exposición de Munch en su 150 aniversario!!
      Estoy deseando leer más sobre tu viaje a Norway...
      Un abrazo grande!!

      Eliminar
  17. María mil gracias por descubrirnos tantas cosas!
    No conocía el Fram! Debe ser maravilloso encontrarte con un gigante (porque me imagino que será inmenso) así y pensar que ha estado en los dos polos. Tras leerte, me he puesto a divagar y a pensar: "Ojalá yo pudiera hacer un viaje así en barco al polo", pero luego me he dado cuenta que tendría que ahorrar durante dos años para poder comprar la cantidad de pastillas de mareo necesarias para aguantar el viaje. No me acordaba de lo que me mareo en barco... :S
    El cuadro de El Beso de Munch es precioso. Siempre están mostrándonos el de El Grito, por ser el más famoso, cuando luego tiene obras tan maravillosas y tiernas como ésta.
    De verdad, estoy maravillada con tu viaje! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El FRAM es impresionante...merece la pena verlo, tocarlo, y ser exploradora imaginaria por una vez!! Es inmenso...Yo también me mareo en barco...aunque tengo experiencias de todo tipo. Mi padre vivió un mes en un barco, desde Australia, y siempre me dice que llegas a acostumbrarte. Espero algún día hacer el viaje que él trazó. El beso de Munch me impresionó...como ambos se funden el uno en otro. Munch quería pintar lo que vemos desde el interior...cómo se nota cuando un beso es de amor, verdad!! ¿Por qué no reflejarlo en un cuadro?
      Algún día irás...además...recuerda que a Tolkien le gustaba mucho y te aseguro que Rivendell está por allí...entre los Fiordos. Un beso grande!!

      Eliminar
  18. María:
    pero ¡que viajes tan interesantes y acogedores haces! (nunca antes había pensado en un viaje acogedor, pero tus palabras me hacen sentirlo así: un gran descanso para el cuerpo, y el alma, la manera en que dejas que la ciudad te reciba y te muestre lo que es, la manera en que la recorres apaciblemente, disfrutando el paseo, sin agendas hechas, sin prisas).
    Ha sido un placer pasear contigo.
    Un beso,
    Ale.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ale...fue más acogedor de lo que pensaba. No me encontré para nada con la frialdad que quizá podríamos pensar que hay por el norte...la gente es muy amable,...muy "haztelo tú mismo" pero amable...
      La única agenda era la que nos imponían los cambios de lugar...coger un avión, un tren...lo demás fue para descansar en muchos sentidos...A veces se necesita desconectar y dejar que la vida nos vaya sorprendiendo gratamente.
      Gracias por lo que dices que sientes al leerme...me hace mucha ilusión.
      Que sepas...que te llevé conmigo. Pensé cada una de vosotras en particular...y más a quienes conozco de hace tiempo...
      Un abrazo!!

      Eliminar